Sistemas automáticos de inversión en bolsa

La compra-venta de instrumentos financieros mediante sistemas automáticos (robots) es una práctica muy extendida en los mercados.

Estos robots intentan maximizar nuestras ganancias pero hay que tener cuidado con este método de inversión. Existen muchos tipos de sistemas diseñados para muchos tipos de perfiles de inversión. Desde los mas conservadores que únicamente se conforman con arañar unos cuantos pipos durante unas horas al dia hasta los mas atrevidos que funcionan las 24 horas del dia y arriesgando muchos puntos.

En el trading automático todas las órdenes se ejecutan de forma automática asociando la cuenta del inversor a un programa informático que lanzará de forma automática órdenes de compra/venta al mercado en el momento que se cumplan las condiciones de mercado que hemos establecido en nuestro sistema.

Los sistemas automáticos operan sobre todo tipo de activos cotizados, ya sea bajo modalidad de contado o bajo un derivado. En la mayoría de los casos se opera sobre índices (por ejemplo el DAX), divisas (por ejemplo el par euro/dólar), el petróleo, o incluso el mismísimo euribor.

Podemos clasificar nuestros sistemas en los siguientes:

Tendenciales: Intentan detectar la tendencia vigente buscando una gran amplitud de movimiento. A veces generan señales falsas pero son muy interesantes debido a que los ratios rentabilidad-riesgo utilizados suelen ser bastante altos y el potencial de beneficios suele ser bastante mayor que el de pérdidas por lo que “acertando” tan solo un pequeño porcentaje de las operaciones tendríamos beneficios.

Antitendenciales: Se basan en indicadores de ciclo y buscan pequeños movimientos de reacción que se generan dentro de tendencias principales.

Pautas chartistas: Intentan identificar en el gráfico formaciones chartistas que de forma general se suelen cumplir con una alta probabilidad estableciéndose así un rango operativo.

Ventajas:

– Objetividad. Los 2 parámetros más peligrosos para un trader son el miedo y la avaricia, pero un sistema automático ni piensa, ni siente ni padece, simplemente actúa según lo que se le ha ordenado.

– Optimización del tiempo. Un trader que opere en decenas de mercados estará obligado a dedicar horas y horas al seguimiento de cada uno de los mercados. El sistema automático actuará directamente sobre los activos seleccionados evitando esta pérdida temporal.

– Diversificación. Operando con sistemas automáticos podremos operar de forma simultánea en muchos más mercados. La diversificación es un medio que nos permite disminuir el riesgo de una decisión.

– Reducción de Splippages o deslizamientos de precios. La ejecución instantánea de un sistema evita que el precio al que queremos entrar se haya movido tras introducir manualmente la orden.

-Eficiencia en el trading. Los traders en ocasiones se ven obligados a actuar rápidamente en el mercado siendo frecuente que se cometan errores en la introducción de órdenes. Los sistemas automáticos se limitan a ejecutar órdenes según lo previsto evitando así este tipo de errores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *