Raid (I)

A lo largo de mi trayectoria profesional, he oído hablar muchas veces del termino “discos en espejo” incluso muchos osados se han atrevido a instalar un sistema con “discos en espejo” teniendo mínimos o nulos conocimientos de esta tecnología.

Un sistema RAID no es poner dos o mas discos en una máquina e ir sincronizándolos manualmente o con rsync como hacen estos usuarios.

El término RAID es un acrónimo que originariamente significaba conjunto redundante de discos baratos, pero como barato no suena bien, han cambiado el término barato (inexpensive) por independiente (independent).

Muchas veces, la información que guarda un disco es muy valiosa, los discos no solo se dedican para guardar juegos o películas descargadas de internet. Se dedican a guardar información tan importante como la contabilidad de una empresa, las nóminas… Los discos duros, en sus diferentes tecnologías, almacenan incluso los datos de las entidades financieras así como todos los movimientos de las cuentas de los clientes.

Muchos usuarios, incluso empresas, no hacen copias de seguridad. Los mas precavidos guardan la información en un disco portátil o incluso en un pendrive y en caso de tener algún tipo de problema en el disco duro principal, se limitan a copiar los datos del soporte extraible al nuevo disco. Para la mayoría de los usuarios puede ser una solución aceptable siempre y cuando tengan bien sincronizadas ambas copias, pero… ¿os imagináis a un grupo de informáticos llenos de pendrives y discos duros portátiles para recuperar la información de un banco? Aunque teóricamente sería posible, en la práctica implicaría parar los sistemas del banco y dejar durante horas o días todo el banco parado. Como la información de las cuentas de todos los clientes del banco esta almacenada en esos discos duros, cualquier movimiento que se hubiera producido entre la ultima copia de seguridad y la rotura se perdería, con el consiguiente problema.

Para evitar o minimraidizar este problema, en informática recurrimos entre otras cosas a la redundancia así como a la posibilidad de cambiar muchos componentes (entre ellos los discos duros) sin necesidad de apagar el sistema.

En caso de fallo o incluso antes (con un mantenimiento preventivo correcto) podríamos sacar uno de los discos sin necesidad de parar el sistema y poner otro nuevo.

RAID puede tener varias configuraciones a las que llamamos niveles. Según el nivel RAID se necesitaran mas o menos discos y podremos maximizar el rendimiento, la capacidad, la tolerancia a fallos…

Por ejemplo, en el nivel 0, se puede aumentar la capacidad y el rendimiento, pero en ningún caso se aumenta la tolerancia a fallos, al contrario, es mas propenso a fallos puesto que el fallo de uno de los discos del array haría que todo el sistema fallase, siendo la posibilidad de que todo el sistema falle la suma de las posibilidades por separado de cada componente.

En el nivel 1 sin embargo, se aumenta el rendimiento y la fiabilidad. La posibilidad de que el sistema falle es muchísimo menor, puesto que se necesitaría que todos los componentes fallaran.

En la siguiente entrada, explicaré algunos de los niveles RAID y mostraré como montarlo en linux.

One thought on “Raid (I)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *